¿Qué hacer con los excluidos de la familia?


Desde el punto de vista de la sistémica se habla de que las exclusiones  en el sistema familiar ejercen un efecto negativo para cada uno de los miembros de la misma y con mayor influencia en los descendientes. Se crea como una especie de “vacío” en el lugar de la persona excluida y otro se ve en la necesidad de ocuparlo de manera inconsciente. Es por esto que muchas personas se preguntan ¿Cómo incluir a un excluido? ¿Qué pasa cuando alguien se autoexcluye? ¿Cómo no excluir a alguien que ha cometido un delito? 

¿Qué tipos de exclusiones existen?

  • Exclusión por conducta vergonzosa: Cuando alguien ha cometido un delito contra miembros de la familia o bien cuando el delito ha sido contra otra persona y se avergüenza o deshonra el buen nombre de la familia. Esto suele hacer un enorme daño a la familia, porque muchas veces todos son criticados y juzgados igual que la persona que cometió el acto. Se caracteriza porque la familia sufre un dolor muy profundo y mucha vergüenza, quieren a la persona y muchas veces se busca ocultar el acto vergonzoso pero aún así protegen a la persona. No quieren excluirlo pero la presión es tan fuerte que nadie quiere hablar del tema y lo excluyen de esta manera. 
  • Autoexclusión: Cuando alguien ha cometido un acto del cual se avergüenza suele auto excluirse de la familia o bien se implica directamente con la familia de las víctimas. O bien cuando quiero hacer las cosas de una manera que reta a todo el clan familiar, les crítico y hago juicio de ellos. No me siento parte y prefiero alejarme. Suele ocurrir que cuando tenemos una pareja y su familia es totalmente diferente a la nuestra. Nos sentimos parte de la familia de nuestra pareja porque resuena más con nuestra forma de ver la vida y criticamos o hacemos comparaciones con la familia de origen.
  • Exclusión por hacer las cosas diferentes: Dentro del clan familiar siempre soy el pequeño. Por lo tanto, cuando sigo sus reglas soy parte. Pero cuando me rebelo a las mismas, se crea una tensión que la mayoría de las veces crea separación y me empuja a que siga mi propio proceso. Si se sabe hacer con coherencia interna, puede ser un camino de crecimiento. Pero cuando creo que mi punto de vista es MEJOR que el de mi familia  y los rechazo. Entonces me uno más a mi clan en lo negativo. 

Como puedes ver existen diferentes maneras de exclusión dentro de un sistema familiar, es importante reflexionar: ¿Estoy excluido de mi sistema familiar? ¿Me he autoexcluido? ¿A quién estoy excluyendo del sistema?

¿Cómo incluir a alguien que ha sido excluido del sistema familiar?

  • Mirarle sin juicio: Indiferentemente de lo que haya hecho esa persona, es parte de mi familia. Mientras más lo rechace o critique más influencia negativa ejerce en mi vida. Por lo tanto, con humildad veo más atrás de la persona y me hago consciente que está ocupando un lugar vacío que alguien anterior a él dejó. Está prestando un servicio al sistema.
  • Darle un lugar en nuestro corazón: No hay que salir a reconciliarse con la persona o creer que lo que hizo estaba bien. Es más bien, abrir el corazón y dejar que fluya el amor hacia esa persona, entender que esa persona es parte de nosotros y que la que más sufre es ella con su comportamiento. No hay nada más sanador que la compasión.
  • Hablar de ello dentro de la familia: Es decir, hablar de lo que sucedió, no ocultarlo a los hijos. Colocar la fotografía de esa persona en nuestra casa, honrando su destino con humildad. Sé que no es sencillo, pero también sé que se puede lograr.


No se requieren grandes actos para incluir a todos los miembros de nuestra familia en nuestro corazón. Lo importante es tener conciencia que forman parte de nosotros con sus luces y con sus sombras. Mientras más se rechacen más influencia ejercen en nuestra vida. Desde mi punto de vista el camino directo a la sanación es dejar que el amor natural fluya, cuando lo contenemos enfermamos.

He comprendido en mi hacer terapéutico que una mirada sistémica es inclusiva, te hace ver que cada persona está sujeta a fuertes condicionantes sistémicos. Por lo tanto, todo juicio implica dejar de ocupar nuestro lugar, para posicionarnos como jueces por encima de los demás. Respeta la historia de cada quien, porque de esta manera ganamos fuerza para construir nuestra propia historia.

Si quieres profundizar en el tema puedes realizar nuestra Formación online en Constelaciones Familiares o Coaching Sistémico. Además puedes adquirir mi libro “Pido Permiso a mis padres”. 

Escrito por Luz Rodríguez
Contacto: [email protected] 

También te puede gustar

4 comentarios

  1. Muy difícil incluir a drogadictos y violadores de una familia que tanto daño han hecho. Como hacerlos participar de actividades familiares, se seguirán excluyendo por temor a su conducta, es difícil perdonar.

    ResponderEliminar
  2. No se trata de que los incluyas fisicamente, las personas con sus conductas se auto excluyen. Lo importante es que en tu corazón los veas con respeto, comprendiendo que están siguiendo un destino difícil porque seguramente están representando a un excluido anterior del sistema. Un fuerte abrazo y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  3. Y el que se siente excluido el que representa ese vacio que debe hacer para luberar eso

    ResponderEliminar
  4. Como debería actuar el excluido y su descendencia si el resto de la familia lo hace a un lado x hacer las cosas diferente al sistema? Como llenar el vacío de una familia completa padres hermanos y tíos

    ResponderEliminar

Subscribe