¿Tienes ética profesional en tu praxis terapeútica?


Las personas constantemente me escriben solicitando alguna sugerencia para situaciones o conflictos que tengan en su vida. Pero una de las situaciones que me plantean y que más me llaman la atención son las relacionadas con la crítica o juicios al desempeño profesional de otros terapeutas, algunos incluso dudan de las titulaciones de los mismos. ¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué cuando llega una persona a nuestra consulta escuchamos y nos colocamos de su lado con respecto a la intervención realizada por otro terapeuta? ¿Qué hay detrás de nuestro posicionamiento? 


El hacer terapéutico desde el punto de vista de la sistémica requiere una mirada amplia, respetuosa e inclusiva, no sólo por el cliente sino por nuestros colegas. Por qué creerme que lo que yo hago está bien y lo que hace el otro está mal.  Bert Hellinger  dice una frase muy poderosa que se me ha quedado grabada en el corazón: “No hay nadie más peligroso que aquel que no haya sanado la relación con su madre”.  La mala vinculación con los padres es proyectada en el resto de nuestras relaciones, es por esto que nos volvemos peligrosos. Porque descargamos todos nuestros sentimientos reprimidos y sin filtrarlos los lanzamos sobre las personas que llegan a nuestra vida.

¿Por qué no criticar la acción terapéutica de otras personas?

  • Tenemos sólo un relato parcial y cercenado de lo ocurrido: Cada persona cuenta la historia desde su punto de vista, es decir, que no es la realidad total. Es simplemente su percepción de la misma. 
  • El cliente busca un aliado en el terapeuta. Alguien que se ponga de su lado y culpabilice a los demás de sus problemas. De esta manera perpetuamos su victimización e impedimos que asuma la responsabilidad de su propia vida. Saboteando su proceso de sanación. 
  • Al parcializarme por el cliente me posiciono por “encima” del otro terapeuta. Es decir, como un mejor terapeuta, si tengo inseguridades profesionales puedo sucumbir afirmando las creencias que tiene el cliente del profesional anterior. Con frases como: “Eso está muy mal hecho”, “Acá lo hacemos diferente”, etc.
  • Debo tener en cuenta que las proyecciones del cliente me serán devueltas como si se tratase de un boomerang.  El cliente proyectará sobre nosotros, así como lo hizo sobre su terapeuta anterior, porque con eso evade sanar sus sentimientos de enfado con sus padres. 
  • Cuando respeto el trabajo del otro me pongo en sintonía con la vida. De esta manera mi propia profesión prospera y me gano la confianza de mis clientes.

¿Qué es recomendable hacer cuando un cliente nos habla mal de otro terapeuta?

  • Explicarle amablemente que no importa lo que ha sucedido con su antiguo terapeuta que ahora sólo importa lo que pasa en el presente.
  • Preguntarle lo que aprendió de la experiencia para su propio desarrollo personal, además de lo que lo llevó a escoger a esa persona para que llevara su proceso y qué saca de positivo de la experiencia. 
  • No repetir a otros la historia que hemos escuchado del terapeuta, no tenemos que ser jueces de nuestros colegas. Respeta las acciones de los demás porque tienes sólo una parte de la historia. 
  • Si tienes malos sentimientos con respecto a la acción terapéutica de otro, agradece internamente a esa persona que te ayuda a ser humilde y a mejorar tu propio trabajo.

“Todos los actos tiene como objetivo la obtención de la felicidad, pero esto sólo se logra si los actos se plantean desde la virtud.”
 Aristóteles

Si quieres profundizar en el tema puedes realizar nuestra Formación online Coaching Sistémico o bien nuestra Formación Online en Constelaciones Familiares, a través de ellos aprenderás la ética profesional en el área sistémica.

Escrito por Luz Rodríguez

También te puede gustar

0 comentarios

Subscribe