¿Cómo saber que tienes baja autoestima?


Luisa es una hermosa joven profesional exitosa. En su carrera ha logrado todo lo que quiso, pero su gran sueño es establecer una relación de pareja. A lo largo de su vida ha tenido infinidad de parejas en donde el conflicto y el drama, siempre se hicieron presente. Luisa siente que el tren ya se le va pasando y quiere darse prisa, además siente que no sabe estar “sola”. 
¿Qué hay detrás de sus fracasos en las relaciones de pareja?


La respuesta es simple hay una baja autoestima, Luisa no sabe lo que vale y cree que su valor es por lo que hace y no por lo que es. De hecho busca a hombres que no tengan estudios porque así se siente más segura frente a ellos. ¿Te ha ocurrido a ti? ¿Cómo saber que tus problemas derivan de una baja autoestima?

En los animales, el estrés surge de estar en peligro. Pero en los seres humanos cuando ocurre un desafío a la autoestima se produce un ataque de ansiedad, depresión o angustia. Cuando tenemos una actitud pesimista y crítica ante la vida, también la tenemos hacia nosotros mismos. Una baja autoestima te sumerge en un mundo que percibes como inseguro, que te llena de miedo y muchas veces hace que te quedes paralizado o que no te atrevas a ir por tus sueños y metas porque no te consideras capaz de hacerlo.

¿Qué contribuye a que  tengas una baja autoestima?

  • Padres poco afectuosos o maltratadores, duros e intransigentes, aquellos padres que quieren que sus hijos sean perfectos o que hagas las cosas bien para presumir de ellos. La lectura que le dan a sus hijos es que su amor está condicionado a que hagas las cosas bien o como ellos se lo exigen. Y cuando el hijo comete un error o sigue su propio camino, le hacen sentir culpable o le critican duramente.
  • Rivalidad Fraterna, el competir con los hermanos por el amor de los padres suele ser una situación complicada y afecta profundamente nuestra psiquis infantil, sobre todo cuando no podemos llenar las expectativas de nuestros padres y percibimos que nuestros hermanos reciben más atención que nosotros. 
  • Hijos únicos consentidos, a los cuales se les ha otorgado cualquier cantidad de caprichos. Pero que no pueden pretender que las otras personas también lo hagan, esto puede llenarle de una gran frustración porque hasta ahora habían creído que eran perfectos, pero el rechazo de las personas fuera de su entorno familiar. Puede mermar su amor propio y por un lado sentir que sus padres les han engañado y enojarse con ellos o bien apegarse o depender totalmente de los padres para sentirse amados y aceptados, cosa que no consiguen con los demás. 
  • Relaciones Tóxicas, llevar un récord de relaciones llenas de drama en donde te sientes maltratado y vejado. En donde no se te respeta e inclusive en donde te pueden haber llegado a maltratar. 

¿Cómo saber que tienes una autoestima baja?

  • Te comparas con los demás, ya sea para sentirte inferior o superior al otro. Puede que inclusive vayas de un lado a otro
  • Denigras o críticas a los demás, porque de esta manera te sientes superior o crees que sales ganando con respecto al otro. En el fondo, es la manera que buscas para sentirte un poco mejor contigo mismo, pero sabes que te estás engañando. 
  • Te quedas en una relación tóxica, aunque sepas que cada día te sientes peor y el conflicto sigue en aumento. Crees que mereces ser castigado o bien estás tan apegado a la otra persona, que prefieres sufrir antes que perderla.
  • Tienes una actitud negativa ante la vida, ves siempre el lado pesimista de las cosas. Esperas que ocurra lo peor en toda circunstancia y cuando ocurre algo bueno, te preguntas “¿hasta cuánto durará?
  • Poca tolerancia a la frustración, vive un fracaso con hipersensibilidad, exagerando y dramatizando la situación.
  • Te sientes rechazado o fuera de lugar de manera frecuente, sientes que no encajas en ninguna parte donde llegas. Percibes que hablan o se ríen de ti.
  • Tardas en asimilar las decepciones, te quedas enganchado a situaciones que son dolorosas para ti. Aunque ocurrieron hace mucho tiempo. Te enfocas en tu pasado en lugar de tu presente.
  • Te sobrealimentas o consumes comida poco saludable, enlatados, comida chatarra, congelados, exceso de carne, salsas, chuches, dulces, etc. 
  • Distorsionas tu visión de los hechos, exagerando lo ocurrido 
  • Te culpas por tus actos, en lugar de asumir las consecuencias de lo que haces, aprender de ellas y rectificar. Te machacas a ti mismo, por lo que hiciste mal. Te quedas paralizado con tus actos pasados y olvidas que ahora tienes el poder de hacer las cosas diferente. 


Si te has sentido identificado con algunas de las actitudes que he descrito anteriormente, puedes tienes una propensión a una baja autoestima. El proceso de fortalecerla requiere trabajo personal y compromiso en cambiar tu visión de vida. Y lee bien, no es cambiarte a ti... sino tu percepción de las cosas. 


Escrito por Luz Rodríguez

También te puede gustar

0 comentarios

Subscribe