¿Por qué te desvías de tus metas?


Quiero compartirles la historia de Sara una chica que atendí en consulta.  La misma había estudiado Pedagogía, Psicología y había realizado un Máster en Liderazgo Personal. Y un día llegó a mi consulta diciendo que su vida era un desastre, que por más que se esforzaba nunca tenía el suficiente conocimiento.  Me comentaba que su ritmo no era igual que el de los demás.

Una de las cosas  que hago en una primera consulta es ver los posibles comportamientos que están llevando a la persona a la situación conflictiva y los pensamientos irracionales subyacentes.  A continuación les describo cuáles eran los comportamientos de Sara.

Conductas Auto saboteadoras 

  • Buscar “Peros” a lo que ha estudiado
  • Obsesionarse en terminar lo que empieza en lugar de disfrutar el camino
  • Pensamientos irracionales: “No sé lo suficiente”
  • Compararse con los demás: “No soy tan buena como los demás”
  • Iniciar algo nuevo cuando aún no tiene suficiente experiencia de lo aprendido
  • Ver señales que supuestamente le están guiando el camino en otra dirección. Deseos de creer que algo superior la guía. Para no responsabilizarse personalmente de sus decisiones “Hay algo superior que me indica que hacer, creo que sigo a mi corazón” 
  • Sentir que tiene que sobrevivir o ganar dinero, aunque sea haciendo algo que no le apasiona lo suficiente
  • Necesidad de relacionarse con otros y de que la conozcan
  • Agotamiento por dar demás en sus consultas, se obsesiona con los casos de sus clientes y pasa horas investigando más información para ellos
  • Investigar más información de la que puede  procesar
  • Desequilibrio en sus actividades o trabaja mucho en lo que ama o no trabaja nada, descuidando otros aspectos de su vida

Soluciones de Intervención 

Obviamente con Sara seguí una serie de pautas a lo largo de las sesiones, sin aconsejar nada. Solo haciendo que planifique mejor su tiempo con aquellas actividades que son realmente importantes para cumplir sus metas y sanar el componente emocional que la lleva a tener pensamientos irracionales. Haciendo pequeños cambios en sus hábitos cotidianos se pudo marcar la diferencia.  Siempre es recomendable que los cambios se vayan realizando lentamente para que la persona se habitúe a un nuevo estilo de vida con la menor resistencia posible. 

Es importante resaltar que muchas veces hay componentes transgenacionales, que tienen que ver con el fracaso porque los miembros de la familia tampoco han triunfado, Entonces por lealtad a ellos saboteo mi éxito. Ese tema no lo abordaremos en éste artículo pero puedes saber más de las implicaciones sistémicas

  • Priorizar necesidades: Importantes o no importantes en los diferentes sectores  de su vida ayuda mucho (La matriz de administración del Tiempo de Sthephen Covey) 
  • Poner en práctica lo aprendido hasta adquirir experiencia, sin intentar hacerlo con todo sino con al menos 3 aspectos de lo aprendido e irlo haciendo sucesivamente con los nuevos aprendizajes. Hay un dicho que reza “La práctica hace al maestro” Todo esto antes de estudiar algo nuevo.
  • Sanar la relación con sus hermanos, de allí viene eso de compararse con los demás. Revisamos la relación con sus hermanos que hasta el momento había sido de mucha rivalidad y aunque los amaba tenía la sensación de que ellos eran mejor que ella.
  • Se le ayudó a diseñar un plan de intervención adecuado para sus consultas, marcando claramente el límite y la responsabilidad del terapeuta. Dejándole la mayor cantidad a sus clientes. Esto la ayudaba a relajarse y no dedicarle tanto tiempo a su trabajo.
  • Se realizaron diferentes ejercicios para diferenciar su intuición de su auto saboteo 
  • Empezó a llevar un diario en donde apuntaba sus nuevos descubrimientos, y donde se archiva para revisar después, delimitando claramente el tiempo que dedicaría a la investigación.
  • Adquiere seguridad en sí misma al ver que está dedicando un porcentaje elevado de su tiempo a su pasión, gestionándolo de la mejor manera . Dispone de más espacio para disfrutar con sus amigos. 


Siento que la mayoría de las personas saben lo que quieren, pero se ponen a pensar en lo que les falta para llegar allí y se deprimen o bien les cuesta dedicarse a eso que aman o quieren. Porque cuando estamos demasiado orientados al futuro sin estar en el presente se produce en nosotros una profunda ansiedad,  de la cual más adelante nos evadimos con evocaciones al pasado, lo que nos llevará irremediablemente a la depresión y a la insatisfacción personal. 

Hay una frase que en mis momentos más bajos siempre me ha ayudado mucho
“Prefiero ser un fracaso en algo que amo que un éxito en algo que odio.” 
George Burns

*Si quieres aprender a gestionar tu tiempo y lograr tus objetivos te invito a realizar nuestro Curso Online Coaching Sistémico para Emprendedores o bien también puedes realizar Sesiones de Coaching Sistémico en donde de manera personalizada descubriremos todo aquello que te limita para el logro de tus objetivos 

Escrito por Luz Rodríguez

También te puede gustar

0 comentarios

Subscribe