¿Vives en el Drama?


Vivimos en una cultura en donde parece que lo normal es “Vivir en el Drama”, es decir que nuestra vida se vuelve una especie de tragedia griega. En donde nos reunimos en grupo y empezamos a contar nuestros pesares y parece ser que entramos en competencia por ver quien tiene la tragedia más grande. Y no se trata de que no podamos reunirnos con nuestras amistades y contar los acontecimientos de nuestra vida. El problema está que cuando llega uno de los amigos y cuenta que todo le va maravillosamente bien, todos los demás se le quedan viendo con cara de escepticismo. ¿Qué nos ha pasado?


Drama significa etimológicamente “Yo Hago”. Se diferencia la tragedia como un designio de los Dioses y  en cambio en un Drama los acontecimientos negativos son producto de las acciones de un protagonista. Una dinámica muy habitual es “buscar” constantemente “la acción” parece ser que el simplemente detenerse, guardar silencio, sentirnos o escucharnos es lo que más nos cuesta en la actualidad. Ante un momento de crisis  urge darte este espacio. Pero por el contrario buscamos la actividad o el movimiento (Yo Hago) para evadir el dolor.  Vamos y lo contamos o nos rodeamos de personas para revolcarnos en nuestras desgracias.

¿Cuál es la diferencia entre Vivir en el Drama y Vivir tus experiencias? 

Básicamente Vivir en el Drama, es exagerar y perpetuar tu sufrimiento. Es quedarte anclado en el dolor, porque de esta manera obtienes atención y cuidado de tus seres queridos. En cambio Vivir tus experiencias, es saber que experimentarás el dolor y por momentos te sentirás desfallecer, pero siempre tendrás la seguridad de salir adelante, no necesitas ir contando tu sufrimiento a otras personas, para que te den las respuestas para poder llevar el control de tu propia vida.  Cada vez  que pasas por una experiencia dolorosa, te vas tiempo para aprender de la misma, para ir dentro de ti, dándote el permiso de sentir todos tus sentimientos y emociones  y tomar la enseñanza que te quieren mostrar.
A continuación puedes ver algunos ejemplos de actitudes de Dramática

¿Cómo dejar de Vivir en el Drama? 

  • Asumir el control de tu propia vida:  Sin esperar que los demás te sirvan de salvavida o de guía par tu vida. Recuerda que si entregas tu poder a otros, te haces pequeño o infantil ante ellos.
  • Darte cuenta de que estás viviendo en el Drama:  Ser consciente de que te estás quejando de las circunstancias, que estás hablando siempre de tus desgracias, que llamas a los demás para hablar de tus problemas, de que estás viendo el lado negativo de cada experiencia.
  • Prestar servicio a otros: Escuchar a tus amistades y estar atento a lo que necesitan, en lugar de  estar desesperado por contar lo tuyo, préstale atención. Sé voluntario en una fundación u ONG en donde te olvides por un rato de tus problemas y estés dando a otros.
  • Dejar de posponer las situaciones que tengas que cerrar: Algunos conflictos se escalan por temor a resolver la situación. Por ejemplo: Estás en una relación tóxica, en donde hay maltrato y Abuso. Y pospones la situación, pero te quejas antes los demás, una y otra vez. 
  • Darte tiempo en soledad: En donde practiques el silencio y el autoconocimiento. Dedícate a ti, sin esperar que nadie más lo haga. Aprende a disfrutar de ti mismo.


Si quieres aprender a  salir de tus Dramas personales puedes realizar nuestra Formación Online Coaching Sistémico

Escrito por Luz Rodríguez

También te puede gustar

0 comentarios

Subscribe