5 Claves para desarrollarte como Terapeuta



El dedicarse a la profesión terapéutica requiere una gran pasión por el servicio y la ayuda a los demás. Es lamentable que para muchas personas no les resulte rentable ser terapeutas, cuando normalmente han tenido que invertir mucho en su formación. ¿Qué hay detrás de la profesión de ayuda? ¿Por qué no puedes vivir de tus servicios? ¿Por qué no logras el éxito que quieres? ¿Quieres llenar tus consultas de clientes satisfechos que te recomienden a otros? ¿Quieres descubrir 5 claves para desarrollarte como terapeuta? 


¿Qué aspectos debes tomar en cuenta para desarrollarte como terapeuta?



  1. Conflictos personales: Tus propias heridas infantiles se activan con cada uno de tus clientes, esto te llena de inseguridades, baja autoestima, creencias erróneas acerca de la ayuda y el dinero. Por lo tanto,  tienes que limpiar  tu vaso interno para poder transmitir la seguridad necesaria para acompañar a tus clientes. 
  2. Poco dominio de la técnica que ofreces: Te has formado en muchas disciplinas pero no sabes aplicar las técnicas, ya sea por poca práctica o porque tienes muchas herramientas y no las has interiorizado para  construir tu propio kit de herramientas, tomando en cuenta en qué área eres experto.
  3. Desconocimiento de las necesidades del mercado:  No sabes lo que quieren tus clientes y ofreces un servicio que sólo comprarías tú. No tienes una ventaja competitiva y el producto tiene poco o escaso valor. Puede que estés enfocando tus servicios en base a una técnica que sea compleja y que sólo la entienden los especialistas del mercado. Incluso te puede suceder que estás vendiendo al público equivocado.
  4. Te da vergüenza ofrecer tus servicios: Tienes miedo a exponerte públicamente, te quedas en tu consulta esperando que los clientes toquen tu puerta, sin publicitarte. Porque tienes miedo al qué dirán, a que te critiquen, a no ser lo suficiente, a que te vean mal. En fín, la lista puede ser muy larga. ¿Quieres que te diga algo? El miedo a exponerse es en el fondo vanidad  ¿o acaso pensabas que era el exceso de exposición?. Piensa en el servicio que puedes dar al otro, en que tu exposición puede ayudar a otras personas a sanar sus heridas. Como ves sólo un cambio de enfoque te puede ayudar mucho. ¿Te animas?
  5. Posponer una y otra vez tus sueños (Procrastinación):  Sabes lo que tienes que hacer, pero lo vas posponiendo hasta el último momento y luego lo tienes que hacer a toda prisa. Y de la carrera sólo queda el cansancio. Cuando se trata de tu éxito debes de tener una estrategia clara y definida, con metas simples pero contundentes que te impulsen a su logro. ¿Cuál es tu miedo de lograr tu éxito? Sabes que cuando procrastinas estás sembrando la semilla para culpabilizarte más tarde.  ¡Mereces algo mejor!

También te puede gustar

2 comentarios

  1. Gràcias Luz por compartir tu experiencia y conocimientos, muy claro , muy concreto y esclarecedor.

    ResponderEliminar

Subscribe