¿Qué hay detrás de la ansiedad?


La ansiedad es uno de los males contemporáneos. Las personas empiezan a hiperventilar y sienten una terrible sensación que les oprime el pecho. Etimológicamente ansiedad viene de oprimir o estrechar. Por eso cabe preguntarse, ¿qué estamos oprimiendo? ¿Qué hay detrás la ansiedad? ¿Cuál es la emoción raíz detrás de la ansiedad?  


Cuando un niño percibe que pierde a uno de sus progenitores siente ira y como sabe que no puede manifestarla por amor y respeto  a ellos,  ésta se convierte en ansiedad para ocultar y  proteger sus verdaderas sensaciones. De esta misma manera aprendemos a encubrir nuestros sentimientos, porque creemos que son inadecuados. Pero, éstos se encauzan en alguna dirección buscando salida y la ansiedad es una de las salidas más sencillas. 

La ansiedad es un miedo a padecer un daño o desgracia futuro, y se suele acompañar de un sentimiento de temor o tensión corporal. Los estudios de Cohen y Herbert (1996) han demostrado que existe una conexión entre la ansiedad y el funcionamiento inmunológico el cual disminuye cuando la persona está sometida a mucha tensión. Por lo tanto, es necesario superar la ansiedad en pro de nuestra salud y bienestar.

¿De dónde viene la ansiedad?

  • Traumas: La ansiedad puede venir de emociones fuertes en las que nos hemos sentido inmovilizados.
  • Miedo a lo desconocido: Todos nos sentimos tensos ante lo nuevo, pero algunas personas que han estado muy sobreprotegidas no saben enfrentarse por sí mismas a situaciones que les producen mucho estrés, porque tienen muy poca tolerancia a la frustración.
  • Miedo a la carencia: Temor a lo que el futuro pueda traernos. Suele ocurrir en personas que provienen de familias que han pasado por situaciones económicas difíciles.
  • Miedo a la muerte: Cuando ha quedado un duelo que se me hace difícil cerrar, puedo temer a la muerte porque constantemente está mi atención dirigida a esa persona que ha fallecido.
  • Miedo a los errores o al ridículo: El tener que tomar decisiones suele producir tensión, por temor a lo que puedan decir los demás o pensar que es algo que nos enfrenta a un peligro. 

La mayoría de estos miedos suelen tener su origen en experiencias vividas durante la infancia.

¿Cómo mejorar la ansiedad?

  • Acoger la emoción, la idea es no rechazarla. El enfrentamiento sólo servirá para endurecer tus mecanismos de defensa. Para ello necesitas la ayuda de un buen terapeuta que te ayude a liberar tus emociones reprimidas
  • Ser consciente del trauma: Encontrar el episodio en concreto que se vivió, con el fin de calmar al niño que llevamos dentro.
  • Revive los recuerdos dolorosos, con la finalidad de desdramatizarlos y transformar tu comprensión sobre ellos. Sólo unos momentos te pueden ayudar a soltar el sufrimiento que se ha quedado impregnado en tus células a lo largo del tiempo.
  • Dejar de depender de los calmantes: El abuso de tranquilizantes crea depresión e inhibe la fuerza de voluntad que necesitas para liberar la emoción responsable de tu ansiedad que intenta salir a la superficie. 
  • Medita centrándote en tu respiración: Podemos influir en el estado de ansiedad mediante la respiración, porque cuando ésta es lenta y profunda oxigena el cerebro, tranquiliza el corazón y actúa sobre nuestro centro emocional.


Frente a nuestros miedos, tenemos que reconocer que es nuestra mente con sus su tren de pensamientos la que tiene miedo y la mejor manera de tranquilizarla es encontrar la solución y para ello necesitas estar sereno y nada mejor que ello que la meditación y la oración.

Si quieres profundizar en el tema puedes realizar nuestro entrenamiento online Coaching Sistémico, o nuestro curso online “Dinámicas que enferman”

Escrito por Luz Rodríguez

También te puede gustar

0 comentarios

Subscribe